Ari, sin más – Fotografía de comunión

Ari es como un huracán, pero en el buen sentido, entendedlo. Cuando trabajas con él es inevitable que todo se remueva, por fuera y por dentro. Ayuda a romper esquemas, y es que su viveza y energía es tal que irradia toneladas de fuerza y dinamismo. Tan sólo hace falta estar avispado para ser capaz de aprovechar la inercia de ese ímpetu y traducirlo en un buen trabajo. Ari es, y ha sido, junto a su familia, una parte importante de nuestra labor durante ya trece años. Natural 100%. ¡Muchas gracias familia!

P&H